domingo, 8 de julio de 2012

LOS DIBUJOS INFANTILES (Parte II)


¿Qué comunican los dibujos?

Para los pequeños que realizan un dibujo, éste tiene un significado concreto. Al dibujar un par de palotes y unos cuantos círculos pueden estar representando un hecho ocurrido en caso o cualquier otro episodio. Por esto es recomendable que, cuando los niños den por terminado un dibujo, los padres dialoguen con ellos sobre el significado de su obra, aunque nunca preguntando qué es, sino de manera indirecta y empezando mas bien por preguntas como ¿qué hacen? o ¿dónde están?. Con toda seguridad, cada uno contará una historia. Esto constituye el inicio de la producción de textos, fundamental en su desarrollo futuro. Así, las primeras manifestaciones de este aspecto del lenguaje son los dibujos; he ahí la importancia de dibujar. En estas primeras escenas se estará organizando el pensamiento de los pequeños y las mismas preguntas les enseñarán a contestar otras.


¿Qué hacer cuando no les gusta dibujar?

Si a un niño no le gusta dibujar hay que averiguar que ha provocado esto. Lo siguiente será motivarlo, ojo nunca obligarlo, poniendo a su alcance materiales que le resulten agradables y llamativos, como colores de diferentes matices, cartulinas cortadas de diversas formas, papeles de colores, entre otros. Además convendrá acondicionar un ambiente para que pueda relajarse y desenvolverse a su gusto. Una estrategia sencilla es que el padre o madre dibuje a su lado para que lo imite o que le proponga dibujar entre ambos. Lo que no debe hacerse es pasar por alto el hecho de que a un niño no le guste dibujar y considerarlo un aspecto sin importancia. A la capacidad de expresarse de esta manera se le debe dar tanta atención como al lenguaje oral o a la alimentación.


¿Y el coloreado?

El dibujo y el coloreado están relacionados. Sin embargo, a algunos niños les gusta dibujar usando un solo color. En estos casos será importante motivarlos antes que presionarlos para que coloreen. Para ello se puede preparar plantillas con formas variadas de objetos conocidos con bordes simples, para que las rellenen por dentro y también plantillas de lo mismo para que coloreen por fuera. También hay niños que usan colores inconvenientes, poniendo por ejemplo el sol morado. No debe ejercerse ningún tipo de presión para que cambien esto, simplemente guiarlos poco a poco.


¿Qué hacer con los dibujos?

Aunque es recomendable guardarlos, con frecuencia, los papeles donde los niños dibujan son desechados. Conservarlos en un folder es más sencillo porque constituirán un amplio recuerdo de los primeros trazos. 
Debemos guardarlos por dos razones importantes:
  • Que los pequeños sientan que su trabajo es importante para los demás, lo que hará que él mismo lo aprecie, lo realice con cuidado y sobre todo, a ir cimentando su autoestima.
  • Servirá para ir midiendo sus avances.

Para estimular el desenvolvimiento de los niños a través del dibujo conviene tener en cuenta:
  • Pegar un pliego grande de papel en una determinada pared o en el piso y señalarlo como el sitio para dibujar, para evitar reprimendas por posibles manchas en lugares inadecuados.
  • Poner a su alcance materiales adecuados para su edad, en suficiente cantidad y variedad, para evitar encasillarlos.
  • Acondicionar un espacio para el trabajo "de escritorio", con papeles pequeños y destinar ropa para el uso de materiales que manchen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada